En cada visita a las Islas Faroe pensaba en lo idóneo que aquel lugar parecía para un reportaje de windsurf. Encontramos olas muy buenas, por supuesto, pero el viento, hubieran olas o no, siempre fue el compañero inseparable de cada expedición que hice a las islas del Atlántico Norte.

Share: